Una educación de calidad

11 agosto, 2014

IMG_1870 (Copy)

UN SERVICIO EDUCATIVO DE CALIDAD

El término de calidad, asociada a la educación, ha sido tomada de una concepción de la economía de libre mercado en la cual un producto para ser consumido por los clientes tiene que reunir condiciones que satisfagan sus necesidades y a menor precio.

En el campo educativo, considerado este como un servicio eminentemente intelectual y valorativo, tiene que ser adoptado a partir de un concepto  que la actividad económica carece. La calidad educativa entonces  engloba  una gestión educativa moderna, un buen desempeño docente y aulas convenientemente ambientadas para lograr aprendizajes significativos por parte del educando y una participación del hogar en acompañamiento a los hijos e hijas con la finalidad de apoyar y complementar la labor de la escuela.

He aquí la gran diferencia entre empresa comercial y empresa educativa.

Tenemos que reconocer que el Ministerio de Educación a partir de los bajos rendimientos académicos señalados por los estándares a nivel mundial y de la región está operando cambios que por ahora va del Diseño Curricular Nacional (DCN) al denominado Rutas de Aprendizaje con la finalidad de simplificar las competencias y capacidades consideradas en el DCN y que era imposible que los educandos y los maestros pudieran logarlo a través de la Educación Básica Regular (EBR). Este es el escenario en el que se encuentra la educación en el país.

En el último examen de admisión en la UNPRG de Lambayeque (3/8/2014) ingresaron tres ex alumnos del Colegio San Vicente de Motupe, trayendo nuevamente el tema  que  interroga la razón por qué los ex alumnos ingresantes a la Universidad  Pedro Ruiz Gallo han disminuido en relación a  otros tiempos poniendo en duda el rendimiento académico de los alumnos en la educación básica. Sin temor a dudas, la expedición de la ley de promoción de la  inversión privada  en la educación en el Perú, trajo como consecuencia la aparición de Universidades Privadas, las cuales ofrecen facilidades en los exámenes de admisión sin menoscabar la calidad de la enseñanza que algunas ofrecen a la juventud.

Algunos jóvenes, presos del facilismo ofrecido por algunas universidades, realizan estudios secundarios sin la seriedad que  requiere un proyecto de vida para hacer frente a un  mundo altamente competitivo, con el agravante que algunos hogares muestran poco interés por la educación de sus hijos permitiéndoles frecuentar lugares poco recomendables para su formación.

El reciente ingreso de los ex alumnos pone en evidencia que la calidad educativa del colegio San Vicente sigue cumpliendo su rol para quienes presionados por razones económicas obviamente prefieren cursar una carrera profesional en una universidad pública de prestigio.

Entonces es recomendable que la comunidad educativa vicentina establezca estrategias con la finalidad que el educando vuelva a poner interés en el estudio como cuando sólo había la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque como única opción para realizar estudios superiores.

La Dirección.